Presidente de la Asociación Salud Digital y Senior Advisor en Healthcare & Life Sciences para EY

La Salud Conectada es ya una realidad en nuestro medio, con ejemplos consolidados y otros emergentes, como la historia clínica digital, la receta electrónica, la telemedicina, el Big Data, la automatización y robótica, la computación y almacenamiento, la realidad aumentada, las tecnologías genéticas, la inteligencia artificial, la impresión 3D o el blockchain. Sin embargo, aún se aprecian importantes déficits y los expertos proponen algunas medidas urgentes. El Dr. Jaime del Barrio, presidente de la Asociación de Salud Digital (ASD) y colaborador de la Fundación Formación y Futuro, revisa el presente y futuro de la eSalud en nuestro país en una entrevista.

Como pone de relieve, “la mayoría de los sectores de la sociedad española están digitalizados -hace 15 o 20 años-, mientras que el área de la salud parece que hay que reescribir en cómo lo digital puede afectar a nuestras vidas”. Por lo tanto, “la digitalización de la salud no es futuro, es presente e incluso en algunos aspectos debería ser pasado”.

De lo que no cabe duda es que el sistema de digitalización podría beneficiar en aspectos tan importantes hoy en día como acortar tiempos de espera, optimizar recursos…, en definitiva, “con la digitalización podríamos hacer más sostenible el sistema sanitario”, asegura Jaime del Barrrio, quien recuerda que “cuando intentamos aplicar las nuevas tecnologías en la digitalización en el ámbito de la salud, indudablemente tenemos que hablar de Big Data o grandes bases de datos”.

Las grandes tendencias hoy en día vienen dadas por lo que hoy en día conocemos como inteligencia artificial o aprendizaje automático. El cuerpo humano es la principal reserva de bases de datos, bien desde su perfil genómico hasta todo lo que rodea al estado de bienestar y de salud. “La gestión de todos estos datos nos puede ayudar muchísimo a obtener beneficios tanto individuales como colectivos tanto en la salud como en el bienestar”, asegura el presidente de la ASD. Partiendo de esta realidad, lo más importante hoy en día es identificar, clasificar y ordenar todos esos datos de salud y de ahí extraer el valor…esto es lo que se hace a través del Big Data.

También juegan un papel esencial en la eSalud las plataformas de datos, la impresión 3D y, finalmente como último paso, la automatización de los procesos. Con todas estas aplicaciones, “la automatización o la inteligencia artificial va ayudar muchísimo a la humanización, a la relación médico/paciente”, afirma el Dr. Del Barrio.

En el campo de la investigación médica, el Big Data está incorporando muchos beneficios en muchos campos de la salud. En concreto, se están acortando mucho los tiempos en las primeras fases de búsqueda y desarrollo de nuevos biomarcadores y fármacos, “gracias a la digitalización, lo que nos lleva a asegurar mucho más el éxito de esta nueva investigación”, destaca.

Respecto a la Medicina de Precisión y Personalizada, el presidente de la ASD reconoce que “no sería posible ahora mismo sino no es con un desarrollo exponencial de lo que conocemos como gestión de los datos de la inteligencia artificial”.

 

Cambios en gestión, más formación

Pero estas innovaciones en el ámbito de la eSalud y el Big Data también tienen repercusiones en la propia gestión sanitaria. A juicio de Jaime del Barrio, “los ámbitos sanitarios deberían cambiar todas las estructuras y los sistemas de gestión, en definitiva, optimizar muchos de los procesos que actualmente se están haciendo. Debemos romper con muchas inercias o con muchas resistencias al cambio”. Y es que, a modo de ejemplo, cabe recordar que actualmente en nuestro sistema sanitario se estima que un 52% de los pacientes duplica las exploraciones, pero “si hubiera un sistema de gestión coordinado de la información, se podría reducir a la mitad este porcentaje”, admite.

Con todo, la clave del éxito pasa por la formación. “Hay que cambiar el concepto de las estructuras hospitalarias…para ello hace falta mucha información a la población en general, pero también formación a los profesionales”, exige Jaime del Barrio. En este sentido, aclara, “al hablar de formación tenemos que abordar dos aspectos: 1) la formación de conocimientos que ofrecen las Universidades, Facultades, las Sociedades Científicas y las autoridades sanitarias, que también tienen un papel muy importante en esta formación; 2) y la formación a la comunicación”. De ahí, como subraya este experto, “el importante papel que juegan instituciones como la Fundación Formación y Futuro, que contribuyen al beneficio del 100% de la población”.